Saneamiento de tanques con Sistema Blabo®

PROGRAMA DE INVERSIÓN

El programa de inversión está motivado por las exigencias en el sector productivo de la refinación del petróleo, tendentes a:
- obtención de mayores rendimientos en el proceso de transformación del crudo en productos petrolíferos;
- menores costes de producción con el resultado de ser competitivos en el mercad;
- reducción de la liberación de contaminantes en la atmósfera;
- eliminación total del contacto del hombre con las sustancias petrolíferas al llevar a cabo las operaciones de saneamiento y limpieza de depósitos de almacenamiento (tanks);
- drástica reducción de los inertes en vertedero;
- obtener de la operación de limpieza a efectuar a intervalos regulares en los depósitos de crudo, mediante el tratamiento de los lodos (constituidos por heces inertes junto con aceites), la máxima recuperación de los aceites presentes, y la consiguiente devolución al ciclo de refinado.

Las refinerías disponen de una adecuada capacidad de almacenamiento, utilizando tanques de dimensiones de hasta 100 metros de diámetro, para el crudo a transformar en producto petrolífero, ya se trate de productos acabados, como gasolinas o gasóleos, o de alquitranes y aceites pesados. El producto petrolífero crudo, que contiene sustancias inertes y ajenas al ciclo de refinado, tiende a formar sedimentos que, con el tiempo, reducen de hecho el volumen útil del depósito.
La inmediata y continua disponibilidad de los volúmenes de almacenamiento influye sobre la estabilidad tanto de los precios como del flujo productivo
De hecho, en presencia de reiteradas variaciones del costo del petróleo, un elemento de estabilidad es el de disponer de adecuados volúmenes de almacenamiento, que puede lograrse sólo garantizando una completa funcionalidad de los tanques de almacenamiento, liberándolos de heces y lodos que pueden limitar el servicio a veces hasta un 20-30%.
El doble objetivo de devolver a los depósitos todo su volumen útil de almacenamiento y, además, la recuperación de la parte oleosa contenida en los lodos han generado un gran interés de las refinerías en la demanda de tecnologías idóneas para alcanzar dichos objetivos, privilegiando a un tiempo también el respeto a la normativa ambiental y de seguridad.
La sociedad Rendelin, que desde hace décadas desarrolla actividades en las refinerías, en el apartado de la limpieza industrial y saneamiento de depósitos dedicados al almacenamiento de productos petrolíferos, con su proyecto pretende contribuir a introducir un sistema innovador que permita el logro de los objetivos descritos más arriba, y que se sintetizan en:
- proceso productivo completamente automatizado, que elimina la necesidad de intervención del personal en el interior de los depósitos (praxis habitual hoy día, con empleo de particulares DPI, Dispositivos de Protección Individual);
- plena eficiencia en la limpieza, que reduce drásticamente los tiempos de "fuera de servicio";
- recuperación de la parte oleosa con un porcentaje en torno al 98%;
- altos niveles de seguridad para el personal encargado;
- sistema compatible con un reducido impacto ambiental, que minimiza el material destinado a la eliminación de desechos, conjugando asimismo la anulación de emisiones de hidrocarburos a la atmósfera, típico en las actividades de saneamiento con sistemas tradicionales.

BLABO SYSTEM®

Blabo ® es un sistema innovador completamente automático, de tipo móvil y transferible donde haga falta, que está constituido por 4 módulos instalados en containers, integrados entre ellos, para la disolución de las heces y la recuperación del aceite, adecuado para lograr la completa limpieza de los depósitos liberándolos de la presencia de lodos, y entregándolos al proceso de refinería en condiciones de Gas-free, sin gases,
El sistema Blabo respeta las directivas y los estándares de seguridad internacional, Alex en Europa y UL en EEUU incluidos.
El sistema no necesita la entrada del hombre en el interior del depósito (non man entry). Esto excluye cualquier contacto con lodos y otras sustancias peligrosas contenidas en el depósito y, además, elimina todos los riesgos derivados de un error humano.
El proceso hay que considerarlo como una actividad en circuito cerrado en la cual el producto petrolífero contenido en las heces o tarquines, mediante el contacto con un líquido fluidificante y el aporte de calor, es recuperado hasta en un 98%. Todo ello ocurre en condiciones de seguridad aun en presencia de un gas inerte como el nitrógeno; seguridad indispensable al trabajar en un ambiente altamente explosivo.

DESCRIPCIÓN DEL PROCESO PRODUCTIVO Y LAS FASES OPERATIVAS

- una cierta cantidad de producto petrolífero, de la misma naturaleza que la contenida en los lodos, se calienta, se presuriza con una bomba centrífuga y se inyecta desde lo alto del techo del depósito mediante unos inyectores (denominados SNS) fijados de forma estable. Dichos SNS forman parte de un sistema, en número de 8 a 16 en función del diámetro del depósito, que, controlados mediante el ordenador, se dirigen con su chorro de líquido hacia el interior del depósito y, combinando tanto la rotación como el ángulo de oscilación, actúan para la disolución de las heces.
Los SNS lanzan el líquido de lavado, previamente calentado, a una presión de unos 12 bar sobre la superficie fangosa presente en el fondo del tanque. Por efecto del impacto y de la temperatura, se obtiene una inicial fluidificación del tarquín. A continuación, orientando oportunamente los SNS, por efecto de la presión se transmite una fuerza adecuada para forzar el movimiento del tarquín, encaminándolo a cierta posición idónea para ser captado por el sistema de aspiración.

- la parte de desecho fluidificada se aspira mediante una bomba centrífuga que envía el fluido a un primer filtro encargado de separar las partes sólidas, la arena y residuos ferrosos. A continuación, el líquido es tratado en el “módulo recirculación” y, previo calentamiento, se conduce a 3 hidro-ciclones en paralelo, que completan la separación de la parte sólida.
El líquido oleaginoso, libre ya de los sólidos y procedente de la parte alta de los ciclones, se envía a los SNS para un ulterior ciclo operativo.
Parte del líquido, si se considera excesivo para los posteriores ciclos operativos, se envía a los depósitos de almacenamiento del crudo o directamente al pipe-line, al oleoducto.

- La parte de aceite que contiene a su vez partes sólidas procedente de lo bajo del ciclón se calienta y envía a una centrifugadora horizontal bifásica denominada “Decanter”.
En el Decanter, la parte sólida se separa de la líquida. La sólida se transfiere al tratamiento para desechado, y la líquida se recupera.

- Concluido el tratamiento de centrifugado por agotamiento de lodos, el depósito se lava con gasóleo y, a continuación, con agua caliente utilizando la misma secuencia del ciclo operativo, o sea, mediante la utilización de los SNS.

Destacados

Sistema automatizado Sistema Blabo Sistema de limpieza con ciclo cerrado No requiere la entrada de personal Limpieza de tanques Sistema Blabo




Últimas noticias